DM

Nació el 7 de marzo de 1960 en Uruguay. En su adolescencia trabajó en una estampería familiar. Desde 1979 hasta 1984 estudió con Guillermo Fernández. Recibió el Premio Paul Cézzane en 1988 y ese mismo año fue invitado al curso de posgrado de grabado en metal que dicta Luis Camnitzer en Lucca, Italia. En 1990, viajó a Nueva York y asistió a la School of Visual Arts donde estudió con Milton Glaser. En el año 2000, recibe la beca de la Fundación Batuz y trabaja en Sajonia, Alemania, durante seis meses. Expone regularmente en Uruguay y en el exterior. Trabaja sobre temas como la soledad, el aislamiento, el paso del tiempo, la muerte, el arte como un modo de “rozar la belleza”, como posibilidad de trascendencia y motor de la existencia. Lo poético entrelazado con lo conceptual. Otros premios: Mención Bienarte I (1985), Premio José Belloni (1987)), 49º Salón Nacional de Artes Visuales (2001), Premio Concurso de Pintura del Bicentenario, MNAV (2011).

He was born on March 7, 1960 in Uruguay. In his adolescence he worked in a family print shop. From 1979 to 1984 he studied with Guillermo Fernández. He received the Paul Cézzane Prize in 1988 and that same year he was invited to the postgraduate metal engraving course taught by Luis Camnitzer in Lucca, Italy. In 1990, he traveled to New York and attended the School of Visual Arts where he studied with Milton Glaser. In 2000, he received a scholarship from the Batuz Foundation and worked in Saxony, Germany, for six months. He exhibits regularly in Uruguay and abroad. He works on themes such as loneliness, isolation, the passage of time, death, art as a way of “touching beauty”, as a possibility of transcendence and the engine of existence. The poetic intertwined with the conceptual. Other awards: Bienarte I Mention (1985), José Belloni Award (1987)), 49th National Hall of Visual Arts (2001), Bicentennial Painting Competition Award, MNAV (2011).

En 1990 Diego Montero era un joven arquitecto porteño para quien Punta del Este había sido siempre un lugar de vacaciones y donde había empezado a hacer algunas obras dispersas desde el año 80. Casi todas pequeñísimas rusticas y elementales, pero con un sentido del lugar y del savoir vivre muy personal y característico que poco a poco fue ganando cultores y adeptos. Hoy, cuando ya hace más de 20 años desde que se instaló definitivamente con su familia en Manantiales, es prácticamente imposible hacer más de dos cuadras por esa angosta franja sobre el mar que va desde el puente de La Barra hasta Jose Ignacio sin cruzarse con alguna casa u obra suya. Y si bien es cierto que el mero aspecto cuantitativo es impresionante – desde el año 90 ha construido un promedio de entre diez y quince casas por año – tal vez sea más interesante aún el hecho de que muchas de sus obras (como el restorán Los Negros, en José Ignacio, o más reciententemente el hotel de Garzón, ambos de Francis Mallmann) hayan sido la piedra fundacional y el motor de arranque para desarrollos posteriores.
In 1990 Diego Montero was a young architect from Buenos Aires, for whom Punta del Este had always mostly a holiday destination. A place where he had built a handful of houses, with a very unique sense of place, that were slowly gathering a cult following. Now, more than 20 years after he decided to make that area his permanent residence, it's virtually impossible to walk for more than a couple of blocks, along that narrow strip between La Barra and Jose Ignacio, without bumping into one of his houses. Aside from the impressive volume of his output – he has bult an average of 10 houses a year over the last decade – it is perhaps more interesting that many of his projects (such as Los Negros restaurant, or more recently the Hotel Garzón, both for Francis Mallmann) have become stepping stones for developments to follow.

E-10 km 12

Sant Joan de Labritja

Ibiza 07810

Contacto

info@diegomontero.com

+598 95002 765

Costanera a la Barra s/n

El Tesoro

Maldonado 20001